Poesia~

    Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegando en este sitio, estás acordando con nuestro uso de cookies. Más información

    • Cuando sea mi vida...
      Cuando sea mi vida,
      toda clara y ligera
      como un buen río
      que corre alegremente
      a la mar,
      a la mar ignota
      que espera
      llena de sol y de canción.
      Y cuando brote en mi
      corazón la primavera
      serás tú, vida mía,
      la inspiración
      de mi nuevo poema.
      Una canción de paz y amor
      al ritmo de la sangre
      que corre por las venas.
      Una canción de amor y paz.
      Tan solo de dulces cosas y palabras.
      Mientras,
      mientras, guarda la llave de oro
      de mis versos
      entre tus joyas.
      Guárdala y espera.
      Antonio Machado.



      Click a Kirby ~
    • Resurrecciones

      Algo se muere en mi todos los días;
      la hora que se aleja me arrebata,
      del tiempo en insonora catarata,
      salud, amor, ensueños y alegrías.

      Al evocar las ilusiones mías, Pienso:
      «¡yo, no soy yo!» ¿por qué, insensata,
      la misma vida con su soplo mata
      mi antiguo ser, tras lentas agonías?

      Soy un extraño ante mis propios ojos,
      un nuevo soñador, un peregrino
      que ayer pisaba flores y hoy... abrojos.

      Y en todo instante, es tal mi desconcierto,
      que, ante mi muerte próxima, imagino
      que muchas veces en la vida... he muerto.

      - Julio Flórez




      ~Ahora el sueño de esta vida debe concluir
      Al igual que los soñadores dentro de ella
      Por años han mentido a sus propias almas
      Por años negaron su propio destino
      Pero este es el fin de los días y yo soy la parca~

    • Mis hijos son cuatro
      son mis puntos cardinales
      ellos no saben dónde queda mi pueblo
      el país de mi memoria
      nunca han querido ir a pisar y oler la tierra
      que sostuvo los quejidos de mi madre
      para que yo viviera la maravilla de ser apureño
      quizás después que muera
      lo visiten por alguna respuesta
      por algún pariente
      o simplemente a mirar el río
      donde yo he visto la vida
      las estrellas y la luna.

      Alberto José Pérez
    • Amor

      Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte
      la leche de los senos como de un manantial,
      por mirarte y sentirte a mi lado, y tenerte
      en la risa de oro y la voz de cristal.
      Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos
      y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,
      porque tu ser pasara sin pena al lado mío
      y saliera en la estrofa --limpio de todo mal--.

      ¡Cómo sabría amarte, mujer cómo sabría
      amarte, amarte como nadie supo jamás!
      Morir y todavía
      amarte más.
      Y todavía
      amarte más.

      - Pablo Neruda <3




      ~Ahora el sueño de esta vida debe concluir
      Al igual que los soñadores dentro de ella
      Por años han mentido a sus propias almas
      Por años negaron su propio destino
      Pero este es el fin de los días y yo soy la parca~

    • Yo siempre quise echarlo todo a perder.
      Darle la espalda al contrincante
      y antes del conteo
      [entre los vértices del cuadrilátero
      y el borde del ring]
      tirar la toalla.
      Amaestradas las suertes del boicot
      artera la coartada antes del derribo
      flagrante el bajogolpe
      a ojos de réferi preciso
      mal colocados los vendajes
      personas y cosas
      nombres que se pierden.
      La pelea ya está vendida
      le dije al invisible de mi mánager.
      Yo siempre quise apostarlo todo en contra mía.


      Nocaut técnico.

      S.T.H.E.P.Y
      ~La perfección es una pulida colección de errores~
    • La vida Nunca Muere

      Una vida nace y una vida muere.
      Un corazón late y un corazón se detiene.
      Un cuerpo crece y un cuerpo envejece.
      Hoy soy, pero mañana ¿seré?

      Una nueva vida llega y otra vida se va.
      La vida se renueva constantemente; nunca pierde lo que da.
      La vida sólo cambia de sustancia como quien cambia de hogar.

      Aunque mueras, la vida seguirá.
      Es incombustible y nada la detendrá.
      Valiéndose de nosotros, su cáscara,
      hasta el infinito se reproducirá.

      Contigo o sin ti, la vida va a continuar,
      porque nunca se para; siempre se dirige a algún lugar.

      La vida es una noria que gira y gira y nunca deja de girar,
      como una locomotora que corta el viento sin que llegue a descarrilar.
      La vida no tiene ni principio ni final; es el espectáculo de nunca acabar.

      La vida no espera por nadie y nadie la puede esperar.
      Si te hace suyo, suyo serás
      hasta que ya no le valgas y te reemplace por otro más.
      Si te llama a filas, no te puedes negar,
      vendrás al mundo entre sollozos y entre sollozos te irás.

      En cada uno de nosotros la vida nacerá y morirá
      como un ciclo que acaba y vuelve a empezar;
      pero no es la vida la que muere cuando morimos,
      lo que muere es nuestra conciencia de estar vivos.

      El hombre es un estar en el tiempo,
      mientras que la vida es y será siempre
      vida.
      Óscar Bartolomé
    • Lejano amor

      Mujer de luz, mujer idealizada,
      que apagaste tu lámpara de oro:
      aun pienso ver la escarcha de tu lloro
      dentro de tu ataúd amortajada.

      Vuelve a surgir de gloria coronada;
      sal otra vez del mármol incoloro;
      yo te amo, yo te vivo, yo te adoro,
      llena de luz como una desposada.

      Tu carne fue de nardos y panales,
      floreciente entre sábanas nupciales;
      resucita: yo te amo, yo te quiero.

      Dame tu boca en flor, esposa mía,
      y tu seno que hierve en armonía,
      lo mismo que un enjambre en un romero.

      - Salvador Rueda




      ~Ahora el sueño de esta vida debe concluir
      Al igual que los soñadores dentro de ella
      Por años han mentido a sus propias almas
      Por años negaron su propio destino
      Pero este es el fin de los días y yo soy la parca~

    • Saludo a Beatriz, en Vida Nueva

      Tan honesta parece y tan hermosa
      mi casta Beatriz cuando saluda,
      que la lengua temblando queda muda
      y la vista mirarla apenas osa.
      Ella se va benigna y humillosa
      y oyéndose loar, rostro no muda
      y quien la mira enajenado duda
      si es visión o mujer maravillosa.
      Muéstrase tan amable a quien la mira
      que al alma infunde una dulzura nueva
      que solo aquél que la sintió la sabe.

      Dante Alighieri
    • Y aún así, me levanto
      Tú puedes escribirme en la historia
      con tus amargas, torcidas mentiras,
      puedes aventarme al fango
      y aún así, como el polvo… me levanto.
      ¿Mi descaro te molesta?
      ¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
      Porque camino
      como si fuera dueña de pozos petroleros
      bombeando en la sala de mi casa…
      Como lunas y como soles,
      con la certeza de las mareas,
      como las esperanzas brincando alto,
      así… yo me levanto.
      ¿Me quieres ver destrozada?
      cabeza agachada y ojos bajos,
      hombros caídos como lágrimas,
      debilitados por mi llanto desconsolado.
      ¿Mi arrogancia te ofende?
      No lo tomes tan a pecho,
      Porque yo río como si tuviera minas de oro
      excavándose en el mismo patio de mi casa.
      Puedes dispararme con tus palabras,
      puedes herirme con tus ojos,
      puedes matarme con tu odio,
      y aún así, como el aire, me levanto.
      ¿Mi sensualidad te molesta?
      ¿Surge como una sorpresa
      que yo baile como si tuviera diamantes
      ahí, donde se encuentran mis muslos?
      De las barracas de vergüenza de la historia
      yo me levanto
      desde el pasado enraizado en dolor
      yo me levanto
      soy un negro océano, amplio e inquieto,
      manando
      me extiendo, sobre la marea,
      dejando atrás noches de temor, de terror,
      me levanto,
      a un amanecer maravillosamente claro,
      me levanto,
      brindado los regalos legados por mis ancestros.
      Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
      Me levanto.
      Me levanto.
      Me levanto.

      Maya Angelou



      Click a Kirby ~
    • Cuando nos separamos.


      Cuando nos separamos
      En silencio y entre lágrimas,
      Con el corazón partido,
      Apartándonos por años,
      Tu mejilla se volvió pálida y fría,
      Más fríos tus besos;
      Y es verdad que aquella hora predijo
      El dolor de esta.

      El rocío de la mañana
      Se hundió gélido en mi frente,
      Lo sentí como el preludio
      De lo que hoy siento.
      Tus votos fueron quebrados,
      Y ligera es tu fama:
      Escucho decir tu nombre
      Y comparto su vergüenza.

      Te nombran en mi presencia,
      Lúgubres voces en mis oídos;
      Un estremecimiento en mi camino:
      ¿Por qué tanto te he querido?
      Ellos no saben que te conocí,
      Los que te conocen demasiado bien:
      Largo, largo tiempo he de arrepentirme de ti,
      Hondos pensamientos que jamás diré.

      En silencio nos conocimos,
      En silencio me lamento
      De tu corazón proclive al olvido,
      Del engaño de tu espíritu.
      Si llegara a encontrarte
      Tras largos años,
      ¡Cómo habría de saludarte!
      Con lágrimas y silencio.

      Lord Byron
    • El adiós
      Adiós, me dijo con voz entrecortada,
      sin importar la tristeza
      que dejaba, en mi mente acongojada.
      En mi pecho se clavaba aquel dolor,
      y mis ojos se nublaban,
      de lágrimas de amor.

      Con paso lento se alejaba,
      perdiéndose en el tiempo,
      y lleno de tristeza, solito me quedaba.
      ¿Volver? Me preguntaba,
      pero sólo el viento,
      con su soplo contestaba.

      Con mi pensamiento dije adiós,
      porque nunca más
      estaremos los dos.

      José Rito Rubio Cárdenas



      Click a Kirby ~
    • Casi nunca te he dicho que eres bella

      Casi nunca te he dicho que eres bella
      Ni es preciso ni tú lo necesitas
      Las ansias de mi amor son infinitas
      y no pueden contarse las estrellas

      Se admira el cielo y no se dice nada
      El amor verdadero es casi mudo
      Es casto el aire porque está desnudo
      La voz del corazón es la mirada

      (Fortuna y lástimas de amor, 1944)

      Rafael Lasso de la Vega
    • El camino no elegido


      Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo,
      Y apenado por no poder tomar los dos
      Siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie
      Mirando uno de ellos tan lejos como pude,
      Hasta donde se perdía en la espesura;

      Entonces tomé el otro, imparcialmente,
      Y habiendo tenido quizás la elección acertada,
      Pues era tupido y requería uso;
      Aunque en cuanto a lo que vi allí
      Hubiera elegido cualquiera de los dos.

      Y ambos esa mañana yacían igualmente,
      ¡Oh, había guardado aquel primero para otro día!
      Aun sabiendo el modo en que las cosas siguen adelante,
      Dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

      Debo estar diciendo esto con un suspiro
      De aquí a la eternidad:
      Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
      Yo tomé el menos transitado,
      Y eso hizo toda la diferencia.


      Por Robert Frost
      (Traducción: María Fernanda Celtasso)


    • Se equivocó la paolma
      Se equivocó la paloma. Se equivocaba. Por ir al Norte, fue al Sur. Creyó que el trigo era...

      agua.
      Se equivocaba.

      Creyó que el mar era el cielo;
      que la noche la mañana.
      Se equivocaba.

      Que las estrellas eran rocío;
      que la calor, la nevada.
      Se equivocaba.

      Que tu falda era tu blusa;
      que tu corazón su casa.
      Se equivocaba.



      Rafael Alberti



      Click a Kirby ~
    • Píntame angelitos negros

      ¡Ah mundo! La negra Juana,
      ¡la mano que le pasó!
      Se le murió su negrito,
      sí, señor.

      —Ay, compadrito del alma,
      ¡Tan sano que estaba el negro!
      Yo no le acataba el pliegue,
      yo no le miraba el hueso;
      como yo me enflaquecía,
      lo medía con mi cuerpo,
      se me iba poniendo flaco
      como yo me iba poniendo.
      se me murió mi negrito;
      Dios lo tendría dispuesto;
      ya lo tendrá colocao
      como angelito de Cielo.

      —Desengáñese, comadre,
      que no hay angelitos negros.

      Pintor de santos de alcoba,
      pintor sin tierra en el pecho,
      que cuando pintas tus santos
      no te acuerdas de tu pueblo,
      que cuando pintas tus Vírgenes
      pintas angelitos bellos,
      pero nunca te acordaste
      de pintar un ángel negro.

      Pintor nacido en mi tierra,
      con el pincel extranjero,
      pintor que sigues el rumbo
      de tantos pintores viejos,
      aunque la Virgen sea blanca,
      píntame angelitos negros.

      ¿No hay un pintor que pintara
      angelitos de mi pueblo?
      Yo quiero angelitos blancos
      con angelitos morenos.
      Ángel de buena familia
      no basta para mi cielo.

      Si queda un pintor de santos,
      si queda un pintor de cielos,
      que haga el cielo de mi tierra,
      con los tonos de mi pueblo,
      con su ángel de perla fina,
      con su ángel de medio pelo,
      con sus ángeles catires,
      con sus ángeles morenos,
      con sus angelitos blancos,
      con sus angelitos indios,
      con sus angelitos negros,
      que vayan comiendo mango
      por las barriadas del cielo.

      Andrés Eloy Blanco